Las aplicaciones de la impresión 3D en la gastronomía y alimentación están creciendo de una forma rápida y constante, abriendo nuevas posibilidades para este sector.

Por una parte se están desarrollando proyectos para modelar en 3D directamente con material comestible, algo así como impresión 3D de comida. Dependiendo de la consistencia del alimento se pueden conseguir resultados muy buenos. Ya se está trabajando con masas o purés, así como con chocolate o caramelo.

Por otra parte, la posibilidad de crear moldes muy baratos y a medida, permite una gran personalización en la presentación de diversos alimentos.

Usos habituales:

  • Impresión 3D directa de alimentos.
  • Fabricación de moldes.
  • Fabricación de utensilios a medida.
  • Utillaje para alimentación industrial.
  • Plantillas de panadería y confitería.
  • Modelos 3D de acabados (pan, picos, postres ...)