Dependiendo del uso, se pueden realizar piezas funcionales directamente con la impresión 3D. Esto es especialmente útil en series cortas, permitiendo además modificaciones sobre la marcha en caso de mejoras o cambios en el diseño.

Entre los materiales que actualmente se utilizan, podemos encontrar desde termoplásticos y resinas fotopolímeras hasta metales.