Las aplicaciones de la impresión 3D en publicidad y marketing son incontables, desde la creación de pequeñas piezas corporativas como llaveros, pisapapeles, sujetalibros, soportes para teléfonos y tablets, etc. hasta grandes campañas como la protagonizada por la saga Star Wars.

Para el lanzamiento de la película "Rogue One: Una historia de Star Wars", la productora instaló en el centro de Madrid una gran impresora 3D que estaba fabricando a la vista de todos los viandantes una reproducción a escala de la "Estrella de la Muerte", con un tamaño de dos metros de diámetro y un peso de caso 100 kilos.

Esta acción de marketing supuso una gran atracción para todos los públicos, además de una gran repercusión mediática y en redes